Anillo de compromiso, su historia.

ANILLO SIMBOLO DE VIDA

Los primeros anillos de compromiso vienen de la época Romana del año 23 D.C., un sencillo aro de hierro. La tradición Romana consistía en entregar un anillo a la mujer desposada como símbolo de vida y eternidad.

INTRODUCCIÓN DEL ORO Y DIAMANTE

La introducción del oro se establece en el siglo II D.C., por los Romanos. Esta tradición fue recogida por los Cristianos y la convirtieron en parte integrante de la ceremonia matrimonial.

Cuando realmente cambia la mentalidad de símbolo de vida a símbolo de fidelidad es a partir del siglo XV gracias a la aparición del diamante del cual creían ver propiedades mágicas que protegía a las personas que lo llevaban. Así del diamante, capaz de resistir al fuego y al acero, y el oro, surgió una asociación que perdura hasta los tiempos actuales.

SIGLOS XV Y XVI

Empieza a generalizarse entre la nobleza y la clase pudiente los matrimonio con oro y diamante.

El diamante tenía una forma octaédrica de ocho caras, semejante a dos pirámides unidas, una de las cuales era el amor y la fidelidad y la otra todo lo contrario, de ahí que esa otra cara era escondida en el anillo, lo que hoy denominamos zona de engaste y solo sobresalía la parte piramidal buena. Un diamante puntiagudo era muy apreciado en esa época ya que por su parte afilada los amantes hacían inscripciones, dibujos y mensajes de amor en los cristales y vidrieras.

INSCRIPCIONES

Los textos en el interior de los anillos se empezaron a generalizar a partir del siglo XVI, eran palabras secretas a sí como dibujo de flores en el que predominaban las rosas. La frase más popular en esa época era ” lo que Dios a unido que no lo separe el hombre”.

DEDO DEL ANILLO

Es a partir del siglo XVII cuando se generaliza el ritual de colocar el anillo de casado en el cuarto dedo. El sacerdote tocaba con el anillo los tres dedos de la mano izquierda e iba rezando los correspondientes credos en cada dedo, “en el nombre del Padre (dedo 1), del Hijo ( dedo 2), y del Espíritu Santo (dedo 3), introduciendo el anillo en el cuarto dedo con el Amen final.

DOS ANILLOS

Fue a partir del año 1850 cuando se empezó a generalizar que la novia debía recibir dos anillos, uno de oro con diamante(s) para el compromiso familiar y otro anillo, que es lo que hoy entendemos como la alianza de boda, para el día que contraía matrimonio.

Ya fue a partir de esta época cuando la tendencia de regalar y desposar con anillos se generalizó y se empezaron a crear verdaderas obras de arte por casas que todavía hoy mantienen su prestigio, Cartier, Tiffany. Es a partir de estos años cuando los catálogos comerciales empiezan a crearse con la intención de coger a un mayor público posible, eran dibujos hechos a mano y con muy diversa variedad de anillos.

Deja un comentario